LA EUTANASIA

Es posible en nuestras vidas y en qué condiciones?

Tomás Moro escribió, Morir en Utopía  (1478-1535). El significado de eutanasia en griego quiere decir «buena muerte», sin embargo, durante décadas numerosas países alrededor del mundo han vivido un debate encendido sobre las bondades o perjuicios de la eutanasia tanto así que tenemos muchos pensamientos de distintos lados como

Cuestiones religiosas, éticas, científicas y legales se entremezclan en esta polémica que parece desafiar los consensos sociales (los sacerdotes magistrados exhortan al paciente diciéndole que puesto que no pueden realizar cosa alguna de provecho en la vida y es una molestia para los otros y un tormento para sí mismo), toman la vida por su propia mano (p. 421,422)

No en vano, luego de numerosos debates esta opción de tener «una muerte digna» solamente es legal en un puñado de países: Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Canadá y Colombia.(la Vanguardia.com)

«Hablar sobre el derecho a la muerte es aún hoy un tema espinoso. Mucho de eso tiene que ver con concepciones de fe que hablan de castigo y culpa, y de la falta de autoridad que nosotros, como humanos, tenemos para decidir sobre la vida de los demás. Se compara la voluntad a morir dignamente a un asesinato asistido, y a «jugar a Dios». Pero Dios, la fe, la doctrina y las escrituras sagradas ninguna de las religiones deberían tener peso sobre decisiones que incumben solamente al ámbito de lo personal. A las creencias de cada quien y al derecho que cada persona tiene de decidir cómo quiere morir. En la Biblia no se dice que haya que alargar la vida de una persona si está claro que su muerte es inminente. Por el contrario, ofrece un punto de vista muy equilibrado. La muerte es nuestro peor enemigo, la consecuencia del pecado que hemos heredado (Romanos 5:12;1 Corintios 15:26). Aunque no deseemos morir, tampoco debemos temer a la muerte, ya que Dios promete que resucitará a quienes han fallecido (Juan 6:39, 40). Las personas que respetan la vida buscan el mejor tratamiento médico posible. Ahora bien, eso no implica elegir tratamientos que se limiten a alargar una vida que está llegando a su fin.

Si cada uno de nosotros tiene el albedrío para decidir qué tipo de vida quiere llevar, hay que preguntarse si no tenemos la misma autonomía de decisión para planear la manera en la que queremos morir, claro, en las circunstancias que así lo ameriten, como profundo dolor y sufrimiento a causa de una enfermedad.

La postura a favor de “asistir al paciente” si este desea poner fin a su vida puede resumirse en una única idea: La libertad. La libertad del paciente de poder tomar la decisión o no de detener su sufrimiento. Quienes están enfermos no sufren solos, sufre su familia con ellos, sus amigos, el espíritu de todos quienes lo rodean se entristece y lo único que todos quieren es que la persona consiga paz. Nadie quiere ver a un ser querido con dolor. 

Quienes argumentan en contra afirman también que la vida debe ser preservada, a pesar de que las condiciones en que se encuentre la salud de la persona; pero, ¿qué tipo de vida es la de alguien postrado en una cama hace años conectado a miles de máquinas para mantener vivo un latido artificial?.»

Tal punto  que el sufrimiento es muy prolongado, consigo las enfermedades como el cáncer es un tema muy fuerte y doloroso, solo al saber que un familiar esta diagnosticado con aquella causa “Existen muchos tipos de cáncer, pues no es una sola enfermedad. El cáncer puede originarse en los pulmones, en el seno, en el colon o hasta en la sangre. Los diferentes tipos de cáncer tienen algunas similitudes, pero son diferentes en la manera en que crecen y se propagan” (Sociedad Americana contra el Cáncer).

Sin embargo de una manera general se requieren condiciones. Un médico ecuatoriano explicó que “para regular este tema y hacerlo legal deben existir circunstancias específicas: que sea un paciente en fase terminal, con mala calidad de vida por dolor principalmente o que concierna a casos de muerte cerebral. Si se dejan abiertas las condiciones, lo que podría constituir una buena alternativa puede volverse una opción inadecuada ética y legalmente puesta en manos de gente inescrupulosa”. Por lo tanto, el desajuste entre la cuestión de la legitimidad ética y su eventual legalización todavía es significativo. En Francia, el IFOP mostró que el 41% de los opositores a la eutanasia teme los riesgos de desviaciones, como la presión de los familiares o la tentación de ahorrar para la seguridad social.(El Telégrafo 08 de junio de 2013).

En lo personal el pensamiento y el sentimiento de saber que un familiar no tiene recuperación llegaría a tomar las decisiones de optar la eutanasia.

Las decisiones de las familias son muy importantes tampoco hay que permitir que ellos se queden con el pensamiento de culpa por haber asistido al paciente a su deceso.

Referencias.

https://www.academia.edu/8409279/Morir_en_Utop%C3%ADa_Tom%C3%A1s_Moro_y_la_eutanasia

https://www.lavanguardia.com/vida/20160408/40981673066/eutanasia-paises-legal.html

https://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/preguntas/eutanasia/

https://www.cancer.org/es/cancer/aspectos-basicos-sobre-el-cancer/que-es-el-cancer.html

https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/sociedad/6/eutanasia-permanece-como-un-tema-que-genera-controversia

 

2 comentarios sobre “LA EUTANASIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s